Qué debo hacer para recibir el don del Espíritu Santo?

Eso significa que el Espíritu Santo vendrá a nosotros sólo cuando seamos fieles y deseemos la ayuda de ese mensajero celestial. Para ser dignos de recibir la ayuda del Espíritu Santo, debemos tratar anhelosamente de obedecer los mandamientos de Dios, y mantener nuestras acciones y nuestros pensamientos puros.

¿Qué tienes que hacer para recibir el don del Espíritu Santo?

1 Juan 1:8 dice: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros”. Si quieres sentir la presencia de Dios (el Espíritu Santo) en tu vida, deberás admitir esos pecados a Dios, pedir su perdón y arrepentirte o comprometerte a hacerlo mejor en el futuro.

¿Quién puede conferir el don del Espíritu Santo?

Los oficios del Sacerdocio de Melquisedec son élder, sumo sacerdote, patriarca, Setentay Apóstol. Los que tienen este sacerdocio dirigen la Iglesia y administran ordenanzas como otorgar un nombre y dar una bendición a un niño, sanar a los enfermos y conferir el don del Espíritu Santo a los miembros recién bautizados.

INTERESANTE:  Cómo se celebra la Pascua en otras partes del mundo?

¿Cómo se siente el fuego del Espíritu Santo?

En las Escrituras también se describe al Espíritu Santo como un “ardor” en el pecho (véase Doctrina y Convenios 9:8–9). Pero la intensidad o el grado de ese “ardor” puede ser diferente para todos. A veces es como una pequeña brasa resplandeciente en lugar de un fuego arrasador.

¿Qué hizo el Espíritu Santo a los apóstoles?

Aparecieron unas lenguas de fuego que descendieron sobre cada uno de los discípulos y todos fueron llenos del Espíritu Santo. Comenzaron a hablar en otros idiomas, como el Espíritu les daba que hablasen. Había una razón muy grande por la cual el Espíritu Santo actuó con ellos de esa manera.

¿Cuándo se recibe por primera vez el Espíritu Santo?

Los cuatro evangelios dicen que, estando Juan el Bautista bautizando, se acercó a él Jesús para que le bautizase. Después de alguna vacilación, Juan accedió y, en el momento del bautismo, descendió sobre Jesús el Espíritu Santo en forma de paloma.

¿Qué sacerdocio puede conferir el don del Espíritu Santo Sud?

Declara que la ordenanza se efectúa por la autoridad del Sacerdocio de Melquisedec. Confirma a la persona miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Confiere el don del Espíritu Santo diciendo: “Recibe el Espíritu Santo”. Da una bendición del sacerdocio según lo inspire el Espíritu.

¿Cuál es el fuego de Dios?

El fuego de Dios es calor que atrae y reúne en unidad. Se alimenta con el compartir, no con los beneficios. El fuego devorador, en cambio, se extiende cuando se quieren sacar adelante solo las propias ideas, hacer el propio grupo, quemar lo diferente para uniformar todos y todo.

INTERESANTE:  Pregunta: Cuál es la importancia de la Santa Cena Sud?

¿Qué significa el fuego del Espíritu Santo?

Cuando el fuego del Espíritu Santo está encendido en el cristiano, éste busca con pasión la presencia de Dios, sirve con diligencia al Señor, y anhela ver la manifestación gloriosa del poder de Dios en su vida y en la vida de los demás.

¿Qué se siente cuando se siente la presencia de Dios?

La presencia de dios renueva – fortalece –da nuevas fuerzas, cuando estés cansado, cuan- do te sientes débil, recuerda que nos da nuevas fuerza como las del búfalo. … El gran peligro de estar fuera de la presencia de Dios, es que te arriesgas y el pecado puede alcanzarte, porque en la presencia de Dios no hay pecado.

¿Cuándo Envío Dios al Espíritu Santo sobre los apóstoles?

La primera versión, y la más conocida, del día que bajó el Espíritu Santo sobre los discípulos, pone el hecho en el día de Pentecostés, o sea, cincuenta días después de la resurrección de Jesús (la palabra “pentékonta”, en griego, significa “cincuenta”).

¿Qué hicieron los apóstoles después de la venida del Espíritu Santo?

¿Qué hicieron los apóstoles después de sentirse llamados? Respuesta: Actuaron con el poder que solo da el espíritu hablaron la palabra de dios sin temor con denuedo y la manifestación del espíritu fue tal que hubo milagros sanidades y miles de convertidos en cada predicación.