Cómo bendecir una casa sin ser sacerdote?

¿Qué se necesita para bendecir una casa?

¡Padre Celestial! en el nombre poderoso de Jesús hoy me pongo ante tu divina presencia, para consagrar a ti esta nueva casa, que tú diste la provisión para comprarla. Señor, llénala de tu presencia a partir de ahora y para siempre, que tu luz inunde cada rincón, cada espacio de esta casa.

¿Cómo se bendice la casa con agua bendita?

– Bendice tu casa.

Puedes rociar agua bendita tú mismo en tu casa, o pedirle a un sacerdote que bendiga formalmente tu casa con agua bendita, como parte de la ceremonia de bendición del hogar.

¿Quién puede bendecir el agua bendita?

El agua bendita es el agua que ha sido bendecida por un presbítero, obispo o diácono para la celebración del sacramento del Bautismo o para bendecir objetos, entre otras piadosas costumbres. La bendición del agua se da en la Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesia veterocatólica y en la Iglesia Anglicana.

¿Quién puede bendecir una casa?

La bendición puede ser realizada por un sacerdote ordenado, un pastor o el propio dueño de la casa. Si prefieres que tu casa sea bendecida por un sacerdote ordenado, invítalo a tu casa para realizar la bendición y estará feliz de hacerlo.

INTERESANTE:  Pregunta: Dónde nace la Iglesia Catolica Apostolica Romana?

¿Cómo se bendice a una persona?

Bendecir es muy fácil, basta con tener la intención de enviar todo el amor y desear desde tu interior el bien a la persona o situación. Una manera de hacerlo es pensar en alguien a quien deseas bendecir. Con tus ojos cerrados, imagina a esta persona parada en frente de ti, en el centro de un espacio caótico.

¿Cómo se toma el Agua Bendita?

Así lo dicen los sacramentos de esta iglesia: “Si un hombre está enfermo, a veces el Agua Bendita se le proporciona para beber, verter sobre sus manos o rociar su cara y su cuerpo.

¿Qué es lo primero que se lleva a una casa nueva?

Según la tradición judía, el pan y la sal deben ser los primeros objetos llevados a un nuevo hogar. La barra de pan asegura que los propietarios de la nueva vivienda nunca pasarán hambre, mientras que la sal traerá una vida que siempre estará llena de sabor.

¿Cómo hacer Agua Bendita con sal?

Toma la sal y di “Yo te exorcizo, oh, criatura de sal, de toda negatividad visible e invisible y te bendigo en el nombre de la diosa divina”. Vierte la sal en el agua y revuelve tres veces en sentido horario. Di “Limpio y consagro esta agua en el nombre de la diosa divina.

¿Cuándo se hace la bendición del agua?

La ceremonia del agua y el fuego es una de las mas tradicionales y significativas de la Semana Santa, ella se celebra el sábado en la noche como un preámbulo a la resurrección de Jesucristo.

¿Por qué el agua bendita no se daña?

Durante la bendición del Agua Bendita ocurre un milagro. El Espíritu Santo, viene sobre el agua, y cambia sus propiedades naturales. Se vuelve incorrupta, no se pudre, se mantiene transparente y fresca por mucho tiempo. … Aquí están los cristales de agua, los mismos que mostramos arriba, después de ser el Agua Bendecida.

INTERESANTE:  Qué es regocijo en la Biblia?

¿Qué puede bendecir un laico?

– Los laicos ¿podemos bendecir? La respuesta es sí. Basados en el magisterio de la Iglesia, podemos afirmar junto con Jesús: “Bendigan a quienes los maldicen, orad por los que os calumnian” (Lc 6, 28). Las bendiciones se pueden aplicar sobre los hijos, sobre los alimentos que vamos a comer, etc.

¿Cómo usar la sal bendita en casa?

Aconsejo habitualmente de esparcir sal exorcizada en el umbral de la casa y en los cuatro rincones de la habitación o de las habitaciones en las cuales se sospecha estar infestadas. Se le puede poner en sobres bajo el colchón y los asientos, sin olvidar los vehículos: auto, moto, etc.

¿Cómo orar a Dios por una casa?

Líder: Que cuantos traspasen el umbral de esta casa sientan que llegan a una morada de paz y de seres que se aman. Pueblo: Por tu misericordia, óyenos Señor. Líder: Que en esta casa, como en un santuario, se eleven oraciones al trono de la gracia implorando la ayuda, el sostén y la bendición que todos necesitamos.