27 de Abril del 2018

¿Qué es Cáritas? Es una Organización Humanitaria de la Iglesia Católica, que expresa su identidad y su misión frente a la realidad de la pobreza que segrega una sociedad de abundancia y egoísmo. Cáritas es la misma iglesia en su servicio caritativa y social.

¿Quiénes Somos? La mano de la Iglesia, que ayuda a los pobres, vulnerables, excluidos sin tener en cuenta su raza, religión o condición social, para construir un mundo más fraterno, justo y solidario.

Identidad: Cáritas es un organismo pastoral de la iglesia católica, que promueve la reflexión, la formación, el espíritu y el testimonio de la caridad cristiana y la justicia social, en distintas formas y expresiones, y anima una cultura solidaria con todos los hombres y mujeres, pobres, marginados y excluidos.

Misión: Contribuir a la promoción y dignificación de la persona humana, sensibilizando a la comunidad eclesial y social en la caridad, en la solidaridad, en la justicia.

Visión: Cáritas contribuye a la construcción de la civilización del amor en un mundo donde sea el reflejo del reino de Dios, donde prevalezcan la justicia, La paz, la verdad, la libertad y la solidaridad.

Formas de Apoyar:

En efectivo: Con su aportación económica mensual ayudaremos a quienes de verdad lo necesitan.

En Especie: ropa, cobija, sábanas, zapatos, juguetes en buen estado, material escolar, enseres menores, utensilios de cocina, etc.

Voluntariado: El espíritu de servicio es básico para el ejercicio de la caridad. Todos podemos ser voluntarios.

Pbro. Nicasio Antonio Francisco

San Benito de Nursia (Nursia, 480-Montecasino, 21 de marzo de 547) fue un presbítero y religioso cristiano, considerado el iniciador de la vida monástica en Occidente. Fundó la orden de los benedictinos cuyo fin era establecer monasterios basados en la autarquía, es decir, autosuficientes; comúnmente estaban organizados en torno a la iglesia de planta basilical y el claustro. Es considerado patrón de Europa y patriarca del monacato occidental. Benito escribió una regla para sus monjes, conocida luego como la «Santa Regla», que fue inspiración para muchas de las otras comunidades religiosas.

Nosotros como músicos somos el Ejército de Cristo. No nos debemos de confundir, nuestra principal arma no es la música sino el amor. Si nos presentamos a la guerra tan solo con la espada de la música no llegaremos muy lejos. En cambio, cuando vamos utilizando como principal arma el amor, a la primera nota el enemigo será derrotado. Solo cuando el amor es nuestra guía y nuestro camino, nuestros instrumentos y nuestras voces tendrán la fuerza para derrotar al enemigo

Autor: Guido Rojas.

Licenciado en Ciencias Religiosas.

Página 4 de 4