Marina Francisca Cinta Sarrelangue Esposos Balmori Causa Balmori

Marina Francisca Cinta Sarrelangue

  • K2_CUSTOM_UPDATE 22/11/2016

Nace en Acayucan, Ver, el 9 de marzo de 1909. Hija de D.

Rafael Bernardo Cinta y Marina Sarrelangue; es la tercera de doce

hermanos. Después de sus primeros estudios, pasa como interna

al Colegio San Antonio de las Madres Guadalupanas, de Tacuba, D.

F (1921-1924). Ya en Acayucan con sus padres, da clases de corte

y hace apostolado como catequista.

Se traslada a Coatzacoalcos donde colabora como maestra en

una escuela y trabaja como empleada en la agencia Singer. Ahí

conoce a Eugenio Balmori, empleado en una compañía petrolera,

con quien colabora como catequista cuando los cultos están

suspendidos, y contrae matrimonio con él en Acayucan el 11 de

noviembre de 1937.

 Al perder él el trabajo se trasladan a la ciudad de México

(Tacubaya, Mixcoac), donde nacen tres de sus hijos. Regresan a

Coatzacoalcos en 1942 y Eugenio empieza las obras del templo de

San José por encargo del párroco, P. Francisco Gutiérrez.

 El 14 de mayo de 1946 muere su esposo Eugenio a

consecuencia de un accidente en carretera. Queda con cinco

niños, pero, confiando plenamente en Dios, se traslada a México y

comienza a trabajar en las tiendas Ceimsa, para sostener a su

familia. Se establece en Mixcoac, y frecuenta la iglesia de San

Juan, de los Padres Josefinos.

 Mujer de trabajo y de oración, su piedad profunda le hace

estar siempre unida con Dios y comunicar a los demás la paz y la

serenidad. Procura la educación humana y cristiana de sus hijos, y

la unidad de toda la familia. La vida de la gracia es su mayor

anhelo, y la Eucaristía el principal sostén de su fe. Consagra a Dios

su viudez. Ora sin cesar por su familia, por la Iglesia, por los

sacerdotes, por la conversión de los pecadores, por la paz del

mundo. Lee y medita la Palabra de Dios, y en ella se inspira para

dar un consuelo a lo demás, y aun en su ancianidad, la comparte

con personas de su edad. Su entrega amorosa a Dios y a los demás

está expresada en sus poesías, más de un centenar, de profundo

contenido espiritual.

 Muere santamente en la ciudad de México el 29 de

septiembre de 1988.