Nosotros como músicos somos el Ejército de Cristo. No nos debemos de confundir, nuestra principal arma no